La Atalaya

La realidad de los "aceites minerales"


Anoche, mientras le echaba un vistazo a las rrss, di con una chica “instagramer” que recomendaba una marca de vaselina pura y así mismo invitaba a entrar en la última entrada de su blog donde te indicaba los múltiples usos o beneficios que podías obtener de esta.

Apuntito estuve de ponerle un comentario, el propio envase mostraba la traducción al inglés de vaselina pura: pure petroleum jelly ¿ya esto no nos da una pista? Petróleo si, petróleo.


Como veis fue mi inspiración para la entrada del blog de hoy. A lo de escribirle me contuve, ya que tenía un montón de comentarios y todos eran positivos dándole las gracias por tal descubrimiento (si, recordemos que simplemente era vaselina) y claro, hoy en día no está la cosa para andar jugando, con tantos “followers” no pretendía sufrir un linchamiento y que me tacharan de “hater” por ir en contra de la vaselina.

Para quien aun no lo sepa la vaselina se obtiene a partir del refinado de una fracción pesada del petróleo, al igual que la parafina, muy presente también en cosmética. ¿Os imagináis? ¿Echarse petróleo a la cara? Pues sí, más o menos es lo que estamos haciendo.

La vaselina y la parafina son dos componentes muy utilizados en cosmética porque al aplicarlos crean una capa oclusiva sobre nuestra piel reteniendo la humedad de esta y evitando que se evapore, creándonos la ilusión de una falsa hidratación pero en realidad nos está engañando, no tienen en absoluto propiedades humectantes que puedan aportarle algo bueno a nuestra piel. Evitan que la piel respire, por lo que impide la transpiración y tapona los poros, además repele el agua.

Os haré un símil, digamos que es como si nos aplicáramos un trozo de plástico en nuestra cara, suave al tacto sí, pero probar a acariciar una vela ¿está suave verdad? Parafina.

Cuando pensamos en vaselina automáticamente se nos viene a la cabeza al menos un uso, para los labios. Y sí, como os decía este compuesto hace que al aplicárnoslo nos de la sensación automáticamente de labios jugosos, hidratados... pero en cuanto se va la vaselina ¿que hay? nada, simplemente esta reteniendo la propia humedad de tu piel pero no le esta aportando nada de nada. A continuación os doy un par de opciones naturales y bastante más saludables como sustituto a la vaselina. Como es la manteca de karité o nuestro bálsamo labial de caléndula y miel de Amapola.

http://www.laatalayacentrodebelleza.com/p6465387-caricia-de-karite-cosmetica-ecologica.html

http://www.laatalayacentrodebelleza.com/p6465354-balsamo-labial-de-calendula-y-miel-cosmetica-ecologica.html


¿Dónde está presente la parafina? Pues en la gran mayoría de cremas de bajo coste, véase las famosísimas cremas de Lidl o Mercadona, o marcas tan conocidas como Neutrogena o Dove. Y diréis… ¡ja! esta ya nos quiere engañar para que compremos cosmética de la carilla, nada más lejos de la realidad, simplemente el motivo de que este tipo de marcas utilicen parafina en sus compuestos es porque la parafina es uno de los emolientes más económicos que existen y en resumida, como os decía la sensación que nos da es de piel hidratada pero no es cierto. Seguramente os suene la frase “contiene aceite minerales”, es decir, en realidad nos están avisando pero queda mucho más bonito decir aceite mineral que parafina o derivado del petróleo. Es muy fácil comprobar si la crema que nos estamos aplicando actualmente contiene este compuesto, en la lista de ingredientes lo podéis encontrar con el nombre de Paraffinum


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado